Meningitis

Algunos ya sabéis que en julio me incorporé al Comité Científico de la Asociación Española contra la Meningitis. Me hizo mucha ilusión la propuesta, ya que me encanta poder poner mi granito de arena y mi punto de vista como farmacéutica en temas de salud y prevención.

Estoy además rodeada de verdaderos cracks, en su mayoría pediatras, de los que voy a aprender muchísimo. Y a nuestra madrina Lucía Galán, la admiro y sigo desde hace mucho tiempo, porque es una divulgadora de salud como la copa de un pino, para mí un ejemplo a seguir.

Si entras  en la web de la asociación, verás que tienes mucha información sobre la enfermedad, novedades, testimonios…todo lo que quieras y más.

Una vez que tienes la enfermedad te queda rezar, tener suerte, que el tratamiento sea eficaz y que no te queden muchas secuelas si sobrevives. Esta es la realidad, porque en ese momento nada está en nuestras manos.

Por eso hoy quiero darte unas pinceladas sencillas, sólo para hacerte ver qué lo importante para la gente de a pie, es saber que:

1-La vacunación es la única estrategia de prevención.

2- Debes conocer los síntomas, para poder identificar la enfermedad.

3- Cada minuto cuenta: es muy importante actuar con rapidez, para salvar vidas y para que las secuelas sean las menores posibles.

 

¿Qué es la meningitis?

Hay distintas causas y por lo tanto distintos tipos de meningitis, pero te quiero hablar de la forma más grave que es la E.M.I ( enfermedad meningocócica invasiva), que es una infección bacteriana grave causada por la bacteria Neisseria Meningitidis. Es la principal causa de Meningitis (inflamación de la membrana que recubre el cerebro y la médula espinal) y sepsis (infección generalizada de la sangre) en el mundo.

Es una enfermedad que se incuba en pocos días y que progresa rápidamente, causando la muerte y muchas minusvalías en algunas de las personas que sobreviven.

El 80 % de los casos son niños y adolescentes.

La mayor prevalencia es en niños menores de 5 años, adolescentes entre 15 y 24 años (hay hábitos que facilitan el contagio) y en adultos mayores de 65 años (por tener el sistema inmune debilitado).

El 5-10 % de la población general y hasta un 25-40 % de los adolescentes son portadores asintomáticos de la bacteria en el tracto respiratorio superior.

La transmisión es por vía respiratoria, por secreciones de portadores sanos o de enfermos.

Hay situaciones que facilitan el desarrollo de la EMI en la población sana, como la exposición al humo del tabaco (otro motivo para dejar de fumar..consulta más aquí) , vivir en condiciones de hacinamiento (cuarteles, colegios mayores…), el intercambio de saliva, el compartir vasos o cubiertos.

 

 

 

 

 

 

Los síntomas iniciales muchas veces se confunden con procesos virales comunes, como fiebre, dolor abdominal, diarrea. En lactantes normalmente sólo hay fiebre y un llanto desconsolado. Una rigidez de nuca, fiebre en picos de aparición brusca, dolor articular o erupción cutánea, son síntomas para acudir a urgencias y descartar una meningitis.

Tienes que tener claro como el agua, que la meningitis es una urgencia médica.

Ya vés que hay muchas similitudes con la infección por coronavirus en cuanto a la forma de transmisión y a la existencia de numerosos portadores asíntomáticos.

Creo que deberíamos aprender de lo que estamos viviendo y acostumbrarnos a tomar ciertas precauciones para evitar el contagio de muchas enfermedades.

Pero lo más importante es que ¡contra la meningitis tenemos vacuna!, así que no tenemos excusa, es fundamental la vacunación masiva de la población para conseguir acabar con esta enfermedad tan grave.