Ay…qué poco me gusta el otoño… sobre todo cuando acaba octubre, nos cambian la hora y nos queda el día en ná. El otoño y la primavera son dos cambios de estación que notamos bastante, aparece la astenia otoñal (igual que la primaveral) a veces acompañada de una pequeña «depre» porque se acabó el verano y las vacaciones…

Si hace buen tiempo, el final del verano es de lo más agradable, sin calor, se puede pasear, disfrutar de los colores de la vegetación y de unas puestas de sol increíbles…pero empieza a llover y cómo cambia el cuento. Empezamos a pasar muchas horas encerrados con luz artificial y esto se traduce en un decaimiento general, tanto del ánimo como en la disminución de las defensas. Para lo primero ya os hablé de las hormonas de la felicidad, del triptófano, de la serotonina y de los alimentos y tratamientos para aumentarlas, en mi post dedicado al insomnio.

Hoy os voy a hablar de lo segundo, puesto que al bajarnos las defensas, es más fácil que caigamos enfermos.

 

Gripe y resfriado, diferencias:

 

La gripe y el resfriado son patologías víricas, por lo que los antibióticos no son efectivos. Suelen tener una duración autolimitada, de una semana más o menos.

  •  La gripe empieza de un modo más brusco y con fiebre (a partir de 38ºC), dolor de cabeza y dolor muscular. Estamos que no podemos con el alma, agotados.
  • Si tenemos un resfriado tendremos tos, estornudos, dolor de garganta, pero no suele haber fiebre ni dolor muscular.

En ambos casos trataremos los síntomas, con antigripales, antitusivos, descongestivos…lo más fácil es acercarse a la farmacia y describir vuestros síntomas y ya sabrán qué hacer. No me voy a meter a explicar cada tratamiento porque no acabaría nunca, pero si me quereis preguntar por algún síntoma concreto o aclarar alguna duda, os intentaré resolver lo mejor posible. Yo en el mostrador soy muy preguntona, que si tienes tos, qué tipo de tos, si te pica la garganta, si te duele, si tienes flemas… porque me parece la mejor forma de acertar con el tratamiento.

Para bajar la fiebre lo mejor es el Paracetamol (cuidado si hay problemas de hígado). Sin embargo para el dolor de garganta y de cabeza, que son dolores que van acompañados de  inflamación, son mucho más efectivos el Ibuprofeno, el Naproxeno o similares (cuidado si hay problemas de estómago o riñón). Siempre debemos utilizar la mínima dosis eficaz.

Es necesario que bebamos mucha agua, puede parecer una chorrada, pero es fundamental, así tendremos la garganta hidratada y ayudaremos a mucolíticos y expectorantes a ejercer su acción de disolución y  expulsión de secreciones bronquiales.

Importante: Hay que tratar la congestión nasal para evitar que la mucosidad llegue al oído causando una otitis. Podemos usar agua de mar hipertónica o descongestivos nasales. Estos últimos son vasoconstrictores y se deben usar sólo 2 o 3 días , esto es muy importante para evitar el efecto rebote (mucha gente sigue usándolo porque cuando lo deja le parece que tiene más congestión y ya no puede vivir sin él…no es broma!!!). No digo que no los useis, yo misma los utilizo para dormir si estoy muy atascada, pero con sentidiño…

 

Acudir al médico:

  • Siempre menores de 2 años y mayores de 75.
  • Cuando hay fiebre alta y no remite.
  • Si tienes dolor de cabeza muy intenso (posible sinusitis).
  • Dolor agudo de garganta o de oídos (posible infección bacteriana, entonces sí es necesario un antibiótico).
  • Dolor en el pecho o en la espalda al toser o dificultad para respirar (puede haber una infección respiratoria aguda o una neumonía).
  • Pacientes polimedicados, oncológicos, inmunodeprimidos, con enfermedades respiratorias, cardíacas, renales o hepáticas.

Todo esto está muy bien si ya la hemos pillado, pero antes podemos evitar muchos contagios con la prevención:

  • Lavarse las manos con frecuencia.
  • Seguir una dieta saludable y rica en vitamina C.
  • Taparse al toser o estornudar.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • Ventilar los lugares cerrados.
  • Evitar el consumo de tabaco y alcohol.
  • Vacunarse.

 

Campaña de vacunación de la gripe:

 

Las vacunas han salvado muchas vidas y erradicado muchas enfermedades. Hacen que produzcamos anticuerpos que nos defienden de determinada enfermedad. En determinados casos la gripe puede ser mortal y la vacunación evita muchos contagios y complicaciones a grupos de riesgo.

Es muy importante que se vacunen las personas a partir de los 60 años, personas con patologías de riesgo, mujeres embarazadas, los que cuidan a mayores o crónicos, o trabajan en centros sanitarios.

 

Día Europeo del uso responsable de Antibióticos:

Hoy, 18 de noviembre, se quiere recordar el grave problema que supone el uso irresponsable de antibióticos, ya que cada vez más personas en todo el mundo, se infectan con bacterias resistentes , así que una vez más os pido «sentidiño», y también me lo aplico a mí misma, para sólo usar antibióticos cuando nos los prescriba el médico, nunca para infecciones víricas, como la gripe y el resfriado , y cuando tengamos que hacerlo, siempre cumplir bien el tratamiento hasta el final aunque nos encontremos mejor.

Espero que estos consejos os sirvan, yo nunca me he quedado en casa con gripe, pero si os toca, aprovechad ese momento manta y sofá para leer un buen libro, escuchar buena música o ver alguna de las últimas series y ¡cuidaos mucho!.