TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

Es la alteración psiquiátrica más frecuente en niños y adolescentes.

Es un problema de Salud Pública debido a su alta prevalencia (1 de cada 20 niños) , su inicio en la infancia, su alta comorbilidad y su afectación crónica en todos los ámbitos de la vida.

 

Síntomas TDAH:

 

  • Predominantemente inatentos: presentan sobre todo déficit de atención.
  • Predominantemente hiperactivos-impulsivos: presentan sobre todo hiperactividad e impulsividad.
  • Combinados: presentan los tres síntomas por igual.

También los síntomas evolucionan con la edad, de tal manera que, aunque el déficit de atención se mantiene, la hiperactividad tiende a disminuir, predominando en adultos la inquietud interna.

 

Diagnóstico del TDAH:

Para un claro diagnóstico del TDAH, deben cumplirse unos criterios que ha establecido la Asociación Americana de Psiquiatría, que ya están en su quinta  actualización, son los DSM-5 (manual diagnóstico y estadístico de enfermedades mentales) editados en 2013.

También se utilizan en el diagnóstico los criterios CIE-10, de la OMS, aunque bastante más antiguos, de 1992.

Tienen similitudes, pero también algunas diferencias.

Si tenéis hijos con TDAH, debeis conocer esto, para que no os suene a chino…

 

Tratamiento del TDAH:

En el tratamiento del TDAH, participa un equipo multidisciplinar: padres, psicólogos, profesores…

El tratamiento psicológico consiste en una terapia conductual, para la que es necesaro el entrenamiento de los padres, para mejorar la relación y comunicación con sus hijos. Es importante alternar disciplina y recompensas con coherencia como respuesta a un mal comportamiento.

El tratamiento psicopedagógico trata los problemas de los niños con TDAH en el ámbito escolar, que incluye intervenciones individuales con el niño y también el entrenamiento de padres y docentes.

Los fármacos más utilizados son:

Metilfenidato, como estimulante («Concerta», «Medikinet», «Equasym»).

Atomoxetina, como no estimulante («Strattera»)

Los farmaceúticos , en el momento de la dispensación , nos aseguramos de que los familiares conoceis el proceso de uso del medicamento prescrito por el médico y porteriormente identificamos posibles problemas asociados al uso del medicamento. Es necesario valorar la respuesta al tratamiento y el cumplimiento terapeútico. También revisar periódicamente la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Además debemos estar pendientes de las contraindicaciones y de las interacciones con otros medicamento.

En los niños con TDAH pueden coexistir otros trastornos o comorbilidades, que dificultan el diagnóstico, pronóstico y la respuesta al tratamiento. Muchas veces se producen como resultado de un diagnóstico tardío del TDAH.

Como dice el filósofo y pedagogo José Antonio Marina, «Para educar a un niño hace falta la tribu entera.» Yo esto lo aplicaría también y sobre todo a los niños y adolescentes con TDAH. Deben estar implicados padres, profesores y orientadores.

Nos encontramos con niños que pueden tener problemas de conducta y obediencia, en cambio hay que reconocer las áreas en las que tienen habilidades, como el deporte, las actividades mecánicas, en esto hay que estimularlos. Suelen tener dificultades en las tareas escolares, así que hay que ayudarles a mejorar, además de trabajar su motivación. Muchas veces tienen la autoestima baja, ya que reciben comentarios negativos de familiares, profesores y compañeros, así que debemos aumentar su confianza a través del cariño y el apoyo.

Efectos secundarios:

Los efectos secundarios más frecuentes de los medicamentos empleados para el tratamiento farmacológico del TDAH son:

Nadie dijo que sea fácil…pero con cariño y empeño se pueden hacer niños felices que al final es lo más importante.

Espero haberos ayudado en vuestra tarea, seais padres, familiares o profes. ¡ A por todas !